Anti-acné

El acné es una de las afecciones cutáneas más comunes, tanto en adolescentes como en personas adultas, por lo que existe una gran gama de formulaciones para combatirlo. Cada producto anti acné actúa de una manera diferente dependiendo del principio activo que contenga. 

Algunos productos para el acné de venta libre funcionan mediante la eliminación de las bacterias que causan la inflamación por acné, mientras que otros eliminan el exceso de grasa de la piel o aceleran el crecimiento de nuevas células cutáneas y la eliminación de células cutáneas muertas. Ciertos productos para el acné ofrecen una combinación de ambos efectos.

En Farmagranada contamos con un gran catálogo de productos, tanto cremas como geles, lociones y espumas limpiadoras para ayudarte a cuidar la piel y mitigar los efectos del acné. ¡Elige la tuya!

Mostrando 1-24 de 185 artículo(s)

Resuelve tus dudas

¿Qué es el acné?

El acné es una anomalía de la piel con tendencia grasa en la que las glándulas sebáceas fabrican demasiado sebo, derivando en una obstrucción de los poros con una mezcla de células muertas y sebo, lo que favorece la aparición de puntos negros y granitos. Es lo que se denomina como "acné retencional". En casos más severos, las bacterias se multiplican en el sebo atrapado y provocan inflamaciones en la piel, que derivan en granos superficiales llamados pústulas, o lesiones más profundas, duras y dolorosas llamadas nódulos y quistes. En este caso, se denomina "acné inflamatorio".

Cada producto anti acné actúa de una manera diferente dependiendo del principio activo que contenga.  Algunos productos para el acné de venta libre funcionan mediante la eliminación de las bacterias que causan la inflamación por acné, mientras que otros eliminan el exceso de grasa de la piel o aceleran el crecimiento de nuevas células cutáneas y la eliminación de células cutáneas muertas. Ciertos productos para el acné ofrecen una combinación de ambos efectos.

Las cremas antiacné son efectivas en casos de acné leve y moderado, pero también sirven como apoyo en tratamientos tópicos para el acné severo.

¿Cómo funcionan las cremas antiacné?

Las cremas antiacné son tratamientos tópicos que actúan sobre estas lesiones en el rostro que contienen sustancias activas como el preóxido de benzoilo, los retinoides o combinación de éstos con antibióticos tópicos. 

Cuando el acné es más acusado, se complementa con productos orales y antibióticos orales, como la doxiciclina o derivados.

Cuando el acné es mucho más severo, se utilizan fármacos derivados de la vitamina A.

¿Para qué sirven?

Cuando las imperfecciones son menores, los productos dermocosméticos sin prescripción especializados, o una combinación de ambos, también resultan de ayuda.

- Las cremas anti-acné no necesitan receta médica.

- Los cuidados matificantes son recomendables para las personas con la piel grasa y los poros dilatados.

- Los cuidados globales están destinados a las pieles acneicas con imperfecciones generales: puntos negros, puntos blancos y granos de acné.

- Cuando las imperfecciones están muy rojas e inflamadas, el tratamiento elegido también debe ayudar a limitar las cicatrices.

- Las cremas para el acné de los adultos actúan y previenen las imperfecciones, las marcas, las manchas y las arrugas.

- Algunos tratamientos médicos orales irritan y resecan la piel, por lo que resulta imprescindible calmar e hidratar la piel con cremas reparadoras y compensadoras.

- La aplicación constante en una rutina de una crema anti-acné previene y minimiza la aparición de cicatrices y manchas; no obstante, cuando las cicatrices o las manchas ya han aparecido, es recomendable consultar a un dermatólogo. 

¿Qué tipos de cremas usar en función del tipo de acné?

A la hora de adquirir una crema antiacné, es importante tener en cuenta ciertos factores, como el tipo de acné y de piel que tenemos, la formulación o si contiene factor de protección solar.

- Pieles grasas o mixtas con tendencia al acné. Necesitas una crema hidratante en forma de loción a base de agua, sin aceite y ligera (de baja viscosidad). En el caso de que tu crema humectante no te causa brotes de acné, pero la sientes pesada, puedes usarla en tu piel después de diluirla con un poco de agua.

- Pieles secas con tendencia acneica. Necesitas una crema hidratante un poco más espesa y cremosa que no sea comedogénica y que tenga ingredientes calmantes, como el aloe vera o el nelumbo nucifera de modo que puedas reducir la hinchazón del acné y a la vez, evitar que aparezca más.

- Pieles normales y con tendencia acneica. Las personas con piel normal pueden usar una crema humectante que contenga aceite de jojoba, ya que no es comedogénica e imita el sebo natural producido por la piel. Por tanto, puedes controlar la sobreproducción de sebo haciendo que la piel piense que ya hay suficiente sebo.

- Pieles sensibles con tendencia acneica. Las cremas humectantes a base de glicerina son lo suficientemente seguras para las personas con piel sensible propensa al acné. Es mejor optar por un humectante sin fragancia para pieles sensibles, ya que los productos químicos utilizados para las fragancias artificiales pueden causar irritación.

¿Cómo usarlas?

Siempre, antes de aplicar la crema anti-acné, limpiar y secar bien la piel.

No se aplican grano a grano, a menos que se trate de un cuidado específico local para acelerar su desaparición. Las cremas contra el acné se aplican de forma general en toda la cara, evitando la zona del contorno de los ojos.

Presentan una textura ligera, no grasa y no comedogénica, y suelen constituir una excelente base de maquillaje. 

A continuación te indicamos un ejemplo de rutina de cuidado anti-imperfecciones:

  1. Limpiar en profundidad con un gel limpiador especifico.
  2. Aplicar sérum hidratante.
  3. Aplicar producto específico para imperfecciones locales. Mascarilla hidratante. Crema hidratante.

Product added to wishlist