Portada » ¿Las cremas solares caducan? Consejos para saber si tu protección solar está en buenas condiciones para ser usada

¿Las cremas solares caducan? Consejos para saber si tu protección solar está en buenas condiciones para ser usada

caducidad en cremas solares

A todos nos ha pasado alguna vez: comienza de nuevo el buen tiempo, quedamos con familia o amigos para tomar un poco de sol por primera vez en mucho tiempo y, tras buscarlo durante varios minutos y encontrarlo en el fondo del cajón, cogemos el protector solar de la temporada de playa anterior. ¿Estamos haciendo lo correcto? ¿Un protector solar caduca de un verano a otro? ¿Puede producir ciertas irritaciones en la piel al estar mucho tiempo sin usarse? ¿Sigue protegiendo de la radiación solar, aunque con menos efectividad? ¿Renovar el protector solar cada año es una gran campaña de marketing de los laboratorios cosméticos para comprar un nuevo producto cada verano y así seguir obteniendo beneficios? Sigue leyendo para resolver todas las dudas que puedas tener sobre protección solar y caducidad.

El primer concepto que debemos entender es que, como la inmensa mayoría de productos de consumo disponibles en el mercado, los productos cosméticos tienen un tiempo determinado de vida útil. Una vez terminado, el producto deja de cumplir la garantía de estar en las condiciones óptimas para su uso. Nos centramos específicamente en artículos cosméticos y, dentro de este grupo, en protección solar.

¿Cómo identifico si mi protección solar está en una buena condición para ser usada?

Todos los productos cosméticos están regulados mediante un reglamento europeo que data de 2009, para armonizar conceptos a nivel europeo y conseguir una mayor seguridad y transparencia de cada producto. Este reglamento indica que un cosmético (nuestro protector solar en este caso) tiene delimitado su tiempo de uso mediante dos conceptos diferentes como son la fecha de caducidad y el Periodo Después de Abierto (PAO, Period After Opening, en sus siglas en inglés). ¿En qué se diferencian? ¿Cuándo se usa uno y otro? ¿Puede elegir el laboratorio entre poner una fecha de caducidad o el PAO?

Estas cuestiones son sencillas: la fecha de caducidad indica el tiempo de duración que nuestro protector solar cumple con todas las características de efectividad, calidad y conservación, es decir, el tiempo hasta el cual su uso es seguro para el usuario. La indicación de la fecha de caducidad no es obligatoria para aquellos protectores solares en los que su periodo de duración sobrepase los 30 meses; en estos productos aparece el PAO, que indica el plazo después de la apertura durante el cual el producto es seguro y puede utilizarse sin daños alguno para el consumidor. Lo podemos distinguir en el embalaje mediante un símbolo de un tarro con la tapa abierta y un número seguido de una M, indicando los meses de uso una vez abierto. La fecha de caducidad nos dice cuándo el protector solar deja de ser seguro y el PAO señala el periodo de vida útil del protector solar desde que se abre por primera vez. Un producto puede incluir ambos conceptos en su embalaje, ya que, aunque tenga una caducidad tardía, una vez abierto tiene un periodo de vida determinado y se anula la fecha de caducidad.

Por tanto, a la pregunta ¿un protector solar caduca de un verano a otro? La respuesta es sí. Esto nos lleva a las siguientes preguntas que desarrollábamos en el primer párrafo:

¿Qué ocurre si utilizamos un protector solar caducado?

Utilizarlo durante su periodo de validez nos asegura una estabilidad física, microbiológica, toxicológica, química y terapéutica. Por tanto, si utilizamos un protector solar caducado, no aseguramos que esté libre de microorganismos, que su formulación permanezca estable, que no sea tóxico para la piel o que cumpla su función de protección frente a la radiación solar. Lo ‘’mejor’’ que podría pasar sería que siguiera protegiendo la piel, pero en menor grado, y lo peor sería una dermatitis (enrojecimiento de la zona) por su uso o una acumulación de patógenos en la zona aplicada.

Y contestando a la última pregunta sobre si renovar el protector solar es una campaña de marketing de los laboratorios, me temo que la respuesta es un no rotundo. Tenemos que cuidar la piel, y sabemos que la radiación solar que no es neutralizada adecuadamente puede producir quemadura solar, una destrucción de las proteínas de soporte del estrato dérmico y en el peor de los casos, cáncer de piel. Por eso debemos evitar las cremas solares caducadas y renovar nuestro protector solar cada temporada. Tu piel te lo agradecerá.

Escrito por
Antonio Lopez, Farmacéutico

Licenciado en Farmacia por la Universidad de Granada y máster en Cosmética y Dermofarmacia. Pienso que cuidarte la piel es cuidarte a ti mismo. Me divierte aprender sobre el mundo beauty y plasmarlo en líneas. Si mejoras tus conocimientos sobre cosmética, esto ya habrá valido la pena.

Ver todos los artículos
Deja una respuesta

Instagram has returned empty data. Please authorize your Instagram account in the plugin settings .
Escrito por Antonio Lopez, Farmacéutico


¿Te interesan nuestras ofertas?
Inscríbete en nuestra newsletter y recibe promociones exclusivas

Puedes darte de baja en cualquier momento.