Portada » Antioxidantes: ¿Qué son y que aportan a tu piel?

Antioxidantes: ¿Qué son y que aportan a tu piel?

antioxidantes

Los antioxidantes son un grupo de moléculas muy variadas que aportan múltiples beneficios a la piel, destacando su capacidad para evitar la oxidación de otras moléculas. Forman parte importante en las rutinas de cuidado diario, tanto clásicas como modernas, y están presentes en una gran cantidad de productos cosméticos. Químicamente van a neutralizar la acción perjudicial de los radicales libres, interrumpiendo una propagación de reacciones que darían lugar a la generación de nuevas especies reactivas que debilitan y destruyen las células y estructuras de la piel. La palabra antioxidante va interconectada a la palabra radical libre, ya que el propósito de la primera es neutralizar los efectos de la segunda.

¿Qué es un radical libre? ¿por qué son tan importantes los antioxidantes?

Si tuviéramos que definir en pocas palabras qué son los radicales libres, los describiríamos de la siguiente manera: Un radical libre es una especie reactiva que, mediante una serie de reacciones, produce un daño en la piel que se traduce una destrucción de proteínas de soporte como el colágeno, elastina y fibrina, y daños en las células epiteliales. Esto se traduce en manchas, líneas de expresión, arrugas y, en último término, cambios en la expresión genética de las células que puede derivar en cáncer de piel. Químicamente hablando un radical libre es una especie reactiva derivada del oxígeno, nitrógeno o carbono, altamente inestable que es capaz de desestabilizar las proteínas celulares, los lípidos de las membranas y el ADN de las células. Se generan por la contaminación medioambiental, el estrés, los agentes químicos (humo del tabaco) y sobre todo a través de la radiación solar. Imagina que se forma un radical libre en tu piel, este radical es inestable y arranca un electrón a una célula de tu estrato córneo para estabilizarse, oxidándola. Ahora la inestable es la célula de tu piel, que intenta quitar un electrón a una célula vecina. Si esto continúa a través de las células de tu piel da como resultado una cascada de reacciones que resultan en un daño en todas las estructuras de la misma. Y aquí entra en juego el papel que desempeña una molécula antioxidante.

Los antioxidantes van a prevenir la oxidación de proteínas y membranas celulares. Se encuentran de manera endógena en la piel, aunque a veces esta defensa no es suficiente, sobre todo cuando permanecemos durante un largo periodo de tiempo recibiendo radiación solar o en entornos con alta contaminación ambiental. Los antioxidantes neutralizan los radicales libres, actuando mediante la cesión de un electrón pudiendo detener la reacción en cadena que estos producen.

Son moléculas antiaging ya que son capaces de detener reacciones que producirían un daño en el colágeno y la elastina, lo que formaría líneas de expresión y arrugas. Son moléculas muy recomendadas para todos los tipos de piel y para todas las edades, siendo perfectas para las pieles jóvenes por su capacidad de detener el fotoenvejecimiento de la piel.

Existen muchas moléculas con capacidad antioxidante, como los carotenoides, distintas vitaminas, resveratrol, superóxido dismutasa, polifenoles y flavonoides de plantas y ácidos como el ferúlico o alfa-lipoico, entre otras muchas. Mis favoritos para el cuidado de la piel son:

Vitamina C: En la actualidad la vitamina C se ha convertido en una molécula indispensable en cualquier rutina de cuidado facial, en parte gracias a los múltiples beneficios que aporta a la piel en conceptos como fotoprevención, antiedad, luminosidad y tratamientos despigmentantes, aunque también por la seguridad en su uso y su larga trayectoria en preparados cosméticos. Existen varios tipos de vitamina C, tanto en forma pura y más activa (L-ascorbic acid) como en derivados (3-0-ethyl Ascorbic Acid, Ascorbyl glucoside, Ascorbyl palmitate, etc). La forma pura es soluble en agua, menos penetrable en la piel, aunque en formulaciones ‘top’ su pH es bastante ácido, lo que favorece su penetración. Tiene su máxima eficacia en formulaciones en torno al 15%, y a mayor concentración sigue igual de efectiva pero más irritante. Es fotosensible y se oxida en contacto con la luz y el oxígeno. En resumen y desde mi punto de vista, es la mejor, aunque también es la más difícil de formular, ya que es fácilmente oxidable, y no es apta para las pieles sensibles.

Vitamina E: La vitamina E y sus derivados son conocidos en el skincare como antioxidantes, aunque seríamos injustos si sólo destacáramos esta actividad. La vitamina E inhibe la expresión de las metaloproteasas que degradan el colágeno, lo que favorece un aumento de éste. Al ser un aceite, ayuda a restaurar el manto hidrolipídico, que evita la pérdida de agua en la epidermis, lo que favorece la hidratación de la piel, aportando suavidad y flexibilidad a la misma. Y como antioxidante evita las reacciones en cadena por parte de los radicales libres, proceso en el cual se vuelve inservible, aunque tiene la gran capacidad de volverse activa gracias a la presencia de la vitamina C que la regenera.

Vitamina A: Es el gold standard del antiedad en cosmética, ya que evita la degradación del colágeno, estimula la producción de elastina y ácido hialurónico, aumenta el volumen epidérmico y retexturiza la piel. Muchas veces se nos olvida que, aparte de todas estas características, también posee una gran capacidad antioxidante como barredor de las especies reactivas de oxígeno.

Y tú, ¿Qué antioxidantes sueles usar? ¿Cuáles son tus favoritos? ¿quieres saber más sobre antioxidantes? ¡Estate atento a próximas publicaciones!

Escrito por
Antonio Lopez, Farmacéutico

Licenciado en Farmacia por la Universidad de Granada y máster en Cosmética y Dermofarmacia. Pienso que cuidarte la piel es cuidarte a ti mismo. Me divierte aprender sobre el mundo beauty y plasmarlo en líneas. Si mejoras tus conocimientos sobre cosmética, esto ya habrá valido la pena.

Ver todos los artículos
Deja una respuesta

Instagram has returned empty data. Please authorize your Instagram account in the plugin settings .
Escrito por Antonio Lopez, Farmacéutico